domingo, 3 de julio de 2011

Grisha Perelman y su madre Lubov Luvovna

Grisha Perelman volando entre números

Grisha Perelman es un matemático ruso, apasionado de los números y su misterio desde pequeño. En 2002 resolvió uno de los siete problemas del milenio, la conjetura de Poincaré, el único hasta la fecha, que ya es teorema. Se hizo famoso mundialmente cuando rechazó el dinero (un millon de dólares ) y la gloria (la medalla Fiels, el Nobel de matemáticas) que le ofrecían las organizaciones científicas occidentales. Dicen que está loco por retirarse de las matemáticas y seguir viviendo con su madre. Lubov, una talentosa matemática, abandonó su carrera científica para criar a su hijo. Grisha ha seguido el camino de su madre, se ha dado un respiro de números y se dedica a su cuidado, para devolver un poco el infinito amor que le ha dado. Esto es lo que no ha entendido los otros científicos occidentales, ni entenderán cegados de gloria y dinero.
Me acordé de esta historia hablando la otra noche con una pareja de amigos del pueblo sobre matemáticas y divulgación científica. Y recuerdo tambien haber leido este artículo hace unos meses sobre la conjetura Perelman y ahora este otro sobre su madre Luvov Luvovna

luvov luvovna perelman

2 comentarios:

  1. Me encanta esta historia de matemática y amor.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Jo! Qué necesarios son este tipo de referentes. Gracias...

    ResponderEliminar